¿Qué ocurre si usted u otro miembro de la tripulación infringe una ley de los Estados Unidos sobre contaminación?

En los últimos años, los navegantes que ingresaron en aguas de jurisdicción de los Estados Unidos fueron sometidos con frecuencia a rigurosas investigaciones y encausamientos por delitos contra el medio ambiente e infracciones conexas.  Esos procesos judiciales suelen entrañar una acusación de descarga deliberada de petróleo por una persona (o varias personas) que se encontraban a bordo del buque.  Lo más frecuente es que los funcionarios inicien procesos contra personas que trataron de encubrir las acciones mediante asientos falsos en los libros de registro.

Hay diversas razones que pueden conducir a creer que la infracción a una ley tal vez no sea una mala idea: Procedimientos en regla para el transporte marítimoahorrar tiempo, ahorrar dinero para la empresa o conservar un empleo (cuando media una orden impartida por un supervisor). Pero, por lo general, una infracción tiene el efecto contrario y conduce a la imposición de cuantiosas multas a la empresa y a los navegantes, prolongados procesos judiciales y posibilidad de reclusión en la cárcel.

Aun cuando los navegantes, en su mayoría, se comportan honorablemente durante su trabajo, tiene importancia crítica que comprendan la importancia de proteger el medio ambiente marino, y que conozcan las leyes de los Estados Unidos que rigen las infracciones a las normas de contaminación y las consecuencias de infringir esas leyes.  Además, los navegantes pueden encontrarse en situación de ser testigos en casos de contaminación, posiblemente con obligación de permanecer en los Estados Unidos hasta que hayan presentado su testimonio.